huerto-urbano-post Los huertos urbanos y algunas consideraciones y buenas prácticas  - Plus Jardín - Red Social

Los huertos urbanos y algunas consideraciones y buenas prácticas

En estos últimos años estamos viendo como algunos espacios dentro de nuestras ciudades y que hasta ahora estaban inutilizados en muchos casos, vuelven a cobrar una nueva utilidad como huertos urbanos, generalmente detrás de esto existe un gran trabajo de asociaciones vecinales y grupos similares.

Personalmente creo que es una gran iniciativa, ya que con ello se aprovechan espacios que  en muchos caso eran verdaderas escombreras o basureros, además de poder disfrutar del placer de cultivar tus propias verduras y hortalizas y además que el hecho de poder comerte un tomate con sabor a tomate no tiene precio.

Vale, hasta aquí todo bien: ecología, sostenibilidad, aprovechamiento de espacios públicos.

Aunque es posible que te pueda surgir la pregunta del porqué no he incluido algo tan importante como es la calidad del producto y lo sano que es.

Bien, porque la realidad es que si no se tienen en cuenta algunos factores, el producto obtenido puede que no sea tan sano ni tenga tanta calidad como podría parecer en un principio.

Hay que tener en cuenta que en muchos terrenos que se utilizan para hacer huertos urbanos, antes existían construcciones o instalaciones con materiales y productos muy tóxicos. Estos productos quedan en el suelo y si no se toman en cuenta algunas medidas puede llegar a ser muy dañinos para la salud.

Conozco espacios que a simple vista parece que tienen una tierra fantástica, el aspecto general es estupendo, pero si conociéramos sus usos pasados,  es posible que nos diéramos cuenta de que ese sitio puede tener algún tipo de contaminación, que posiblemente no sería tan importante si fuera para plantar un jardín, pero en este caso que hablamos de huerta y de plantas de consumo humano hay que tomar precauciones.

Existen huertos ubicados en sitios que dan que pensar, en este caso hablo de Madrid, que es lo que me toca: por ejemplo uno de estos se encuentra en un antiguo  depósito de traviesas de ferrocarril con años soltando creosotas, algo que es terriblemente contaminante y otro lo vi en un antiguo solar que se usaba como desguace: pufff... Imagina lo que no tendrá ese suelo con lo que sueltan los coches. No se si habrán hecho algún tipo de análisis del suelo, pero si no es así, deberían

Este ejemplo es de sitios que pueden parecer extremos, lo son por que es muy evidente, pero muchas veces el problema no es algo que esté tan a la vista.

Hay personas que piensan que por poner el huerto en un solar donde antes existía un antiguo edificio, no hay mayor problema, si al fin y al cabo es un terreno que han quitado el escombro y se ha dejado limpio, se ha labrado la tierra aportando algo de nutrientes con materia orgánica y listo, a plantar.

Esto es un error, ya que antes en las construcciones se utilizaban materiales y productos que hoy día sabemos que son terriblemente dañinos, sin ir más lejos el plomo que estaba por todos los lados ya formaba parte de de algo tan cotidiano como son las pinturas, o el amianto que lamentablemente aún lo podemos ver en algunos edificios. 

Vale, ¿y que se puede hacer ante algo así?:

En un principio hay que tener en cuenta de que por mucho que nos empeñemos, algunos sitios están tan contaminados que no son válidos para hacer un huerto por mucha tierra que tengan, a no ser que antes de plantar se realicen algunos trabajos que muchas veces pueden ser importantes:

Lo primero que hay que hace es analizar el suelo para saber es si realmente esta parcela donde se va a ubicar el huerto tiene algún tipo de contaminación, y si así fuera saber que tipo y que cantidad.

Lo mejor para esto es llevarlo a un laboratorio especializado y una vez conocidos los resultados tomar la acción más adecuada.

Una de las medidas más drásticas para un sitio que esté muy tocado, puede ser vaciar el terreno elegido lo más profundo que se pueda y eliminar la tierra contaminada, pero ojo, siempre pensando que hay que deshacerse de ella en un sitio adecuado, no vaya a ser que después de todo traslademos el problema a otro sitio.

Una vez hecho el vaciado se debe de echar una cama de piedra para romper la capilaridad y que los posibles tóxicos que puedan quedar no suban a la superficie, después de la piedra se procede a rellenarlo con tierra vegetal de calidad. Con esto se consigue tener garantías de plantar sin problemas.

Otra opción puede ser hacer el huerto sobre superficie, me refiero a crear bancales con tablones o algún tipo de bordillos que sujeten la tierra sobre el nivel del suelo, Este método puede servir incluso si el sitio está solado con baldosas, ya que los bancales hacen las veces de jardineras. Te dejo una imagen para que veas a lo que me refiero:

huerta hecha de bancales sobre baldosas

Otro aspecto a tener en cuenta es que estas instalaciones muchas veces se encuentran en zonas de las ciudades con contaminación en el aire,  esta es complicado de evitar, como mucho se puede aminorar.

Para ello recomiendo cubrir la valla con un seto o plantas trepadoras, esto crea un filtro natural que aunque no va a quitar el problema al completo, sí que lo aminora bastante. Cuanto más tupido sea el seto o las plantas que se pongan, más efectivo será.

Otra cosa que funciona y que es un buen complemento a lo de poner una valla vegetal, es instalar algún sistema de pulverización de agua, con esto se consigue que muchas de las partículas de la contaminación que están en suspensión en el aire o que se adhieran a la planta sean lavadas, así se consigue que los productos de la huerta lleguen con muchas más garantías de salubridad.

Bueno, esto es lo que te quería contar, espero que puedas sacarle algún partido.

Si quieres preguntar o aportar alguna cosa, por mi que no quede. Cualquier cosa lo puedes indicar en los comentarios.

Un saludo

 


BIBLIOGRAFÍA:


QUIZÁ ESTO TAMBIÉN TE INTERESE:


ETIQUETAS DE NAVEGACIÓN: